Seguinos en:
 
 
 
 
 

 

Vacuna triple bacteriana (Difteria-tétanos-tos convulsa)

Magnitud del problema

Difteria: previo al desarrollo de la vacuna, la incidencia en Estados Unidos era de 100 a 200 casos cada 100.000 habitantes. Aún se observa la enfermedad en algunos países en vías de desarrollo.
Tétanos: La mortalidad y morbilidad ha disminuido en forma importante debido al desarrollo de la vacuna (toxoide). No obstante, a pesar de la disponibilidad de la vacuna antitetánica sola o combinada, el tétanos continúa teniendo impacto en salud en la actualidad (materna y neonatal). En la Argentina en los últimos años se notificaron alrededor de 20 casos anuales.
Tos convulsa: también llamada coqueluche es una enfermedad de amplia distribución mundial, en nuestro país es endémica con periodos de brotes. En la actualidad ocurren de 1000 a 2000 casos anuales en Argentina.

Enfermedad y vacuna

El tétanos es una enfermedad aguda y frecuentemente fatal. Se caracteriza por rigidez generalizada y convulsiones espasmódicas de los músculos esqueléticos. Habitualmente la rigidez muscular involucra la mandíbula (trismus) y el cuello. La difteria se presenta con dolor de garganta provocado por una formación membranosa adherente en las amígdalas,  faringe y nariz. En las formas graves se acompaña de edema de cuello. La tos convulsa comienza como una infección leve del tracto respiratorio, evolucionando hacia una tos paroxística con una fuerte inspiración posterior por falta de aire. Se presenta habitualmente sin fiebre y su evolución puede prolongarse durante semanas. Se considera grave en los lactantes pequeños.
La vacuna triple bacteriana (DPT) y triple bacteriana acelular (DTaP) brindan protección para la difteria tétanos y tos convulsa en una misma aplicación.

Indicaciones

Está indicada en niños a partir de los 2 meses, junto con la vacuna contra Haemophilus influenzae tipo b, hepatitis B y antipoliomielítica como parte del calendario nacional.   

Esquema y vía de administración

El esquema de vacunación consiste en una inmunización primaria con tres dosis a los 2, 4 y 6 meses de edad, seguida de dos refuerzos, uno a los 18 meses  y el otro a los 6 años (ingreso escolar). Se aplican por vía intramuscular en la región anterolateral del muslo a los niños que no caminan, y en el  músculo deltoides a los niños que deambulan.

Efectos secundarios

En el sitio de aplicación: eritema (enrojecimiento), edema (hinchazón), dolor, prurito (picazón) y un nódulo (dureza). Son frecuentes (45%) y generalmente ocurren desde las primeras horas después de la aplicación, hasta los dos días.
Generales: la fiebre es frecuente, aunque menor en la presentación de vacunas acelulares,  y se observa dentro de las  48-72 hs.

Observaciones

  • Los niños que  después de una dosis de vacuna triple bacteriana (DPT) hayan tenido alguna reacción grave como llanto persistente por más de 3 a 4  hs, hipertermia superior a los 40 º C o convulsiones y que no puedan relacionarse con otra causa dentro de las 72 horas de aplicada la vacuna deben consultar con su médico de cabecera para su seguimiento y vacunación posterior. La alternativa puede ser la utilización de vacunas con el componente pertussis (tos convulsa) acelular.
  • Las vacunas acelulares, aunque más costosas, tienen la ventaja de producir menos efectos adversos que las vacunas de células enteras.
  • Es aconsejable que quienes tengan antecedentes  neurológicos previos consulten con su médico de cabecera antes de vacunarse.
  • Se debe postergar la aplicación de la vacuna, si se está cursando cuadro febril.

subir         atrás

 

 

 
 
Larrea 1031 - PB - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C1117ABE) Argentina - Tel. 4823-1313 (Líneas rotativas) - info@vacumed-vacunas.com.ar